NOTA DE PRENSA, Sección Sindical Castro-Urdiales

Desde la sección sindical de la Asociación de Policía Local y Bomberos de Castro-Urdiales queremos informar a la ciudadanía de la grave situación en la que se encuentra actualmente el Servicio Municipal de Bomberos de Castro-Urdiales.

Tras cuatro años de legislatura, éste Equipo de Gobierno ha demostrado su incapacidad, despreocupación y falta de interés para garantizar la seguridad de nuestro municipio, sus ciudadanos y, más aún si cabe, la de los bomberos.

Su falta de empatía con los profesionales, el ninguneo a sus representantes y la ausencia de soluciones efectivas a corto, medio y largo plazo, dejan como fruto un parque de emergencias sin la dotación de medios materiales que Castro-Urdiales requiere, y en pleno proceso de desmantelamiento de una plantilla que, hastiada de la situación, se incorpora a otros parques de emergencias en cuanto tieneo casión.

Próximamente, hasta seis bomberos abandonarán el parque incorporándose a otra administración, quedando nuestro servicio en situación crítica para su funcionamiento.

Cabe recordar que en una plantilla de 20 efectivos, el 50% de sus bomberos cansados y desmoralizados  por  la  falta de reconocimiento por parte de sus gobernantes, con unas condiciones de trabajo precarias y mínimas en seguridad laboral, han abandonado ya Castro-Urdiales dejando el servicio periódicamente a merced de una constante renovación de plantilla, mediante personal interino sin experiencia, afectando negativamente a la seguridad.

La llegada de la autoescala sigue sin materializarse (ni siquiera está adjudicada), contamos con equipos obsoletos de respiración del año 1996, hay falta de material para las intervenciones así como de personal, con dotaciones ridículas, en ocasiones de dos bomberos.

Resulta fácilmente entendible que acudir en esas condiciones a situaciones comoincendios, accidentes, fugas de gas, etc…, con un único compañero o incluso sólo, sin personal en la bomba del camión, sin equipo de rescate, sin equipo S.O.S., sin apoyo e incluso, en ocasiones, sin mando operativo, supone para un bombero un constante y permanente estrés.

Las decisiones adoptadas en ciertos despachos, sin seguir criterios operativos de respuesta ante emergencias, ni compatibles con la seguridad de los trabajadores y por ende de los ciudadanos, han impedido dotar al Servicio municipal de Bomberos eficiencia y eficacia de funcionalidad,

La Ley de Cantabria 1/2007, de Protección Civil señala que “La prevención y la extinción de incendios se trata de un servicio público esencial” y “ la seguridad pública, como concepto comprensivo,  incluye también la seguridad de las personas y bienes ante las múltiples situaciones de emergencia, peligro o amenaza vinculadas al quehacer diario de las complejas sociedades industriales del presente.”

En APLB nos preguntamos: ¿Esto se cumple en Castro-Urdiales? ¿Es un municipio seguro para sus ciudadanos? Nosotros lo tenemos claro: NO!!!